PSICÓLOGA EN VECINDARIO María Jesús Suárez Duque PEDIR CITA: 630723090

 

EL TRAUMA EN LA INFANCIA

Los profesionales de la salud mental nos encontramos muchas veces con un gran obstáculo a la hora de tratar el trauma infantil debido a que a muchos adultos les es muy difícil ver, reconocer y tomar conciencia del dolor en la infancia. El trauma infantil ha sido histórica y sistemáticamente negado, olvidado, ocultado, silenciado, normalizado, rechazado, excluido, criticado y enterrado. A los adultos nos ha costado siglos expandir la conciencia empática hacia el sufrimiento infantil, ya que en los albores de la civilización los malos y aberrantes tratos a los niños fueron la norma y la forma cotidiana de relacionarse con ellos. Cuando pensamos en la palabra «trauma» nos suelen pasar muchas cosas a nivel emocional y mental. Podemos pensar que es algo muy grave y que deja a la persona marcada para siempre, o también podemos sentir que es algo que les ocurre a otros niños, a aquellos que viven en pobreza o en condiciones socioeconómicas muy vulnerables, o lo vinculamos automáticamente con alguien que ya tiene un trastorno psiquiátrico. Incluso podemos imaginarnos que aquellos niños que han sufrido maltrato físico, abuso sexual y negligencia son los únicos que viven el trauma (y esos niños viven lejos de uno, en otras ciudades, barrios, pueblos e instituciones). Más aún, lo que podríamos llamar «maltrato de clase alta» se encuentra institucionalmente silenciado y negado, tanto por padres y profesionales, por lo que no se poseen datos sobre los tipos y prevalencia (pero todo profesional clínico de la salud mental sabe, por su experiencia, que es una realidad oculta).

Se hace necesario un trabajo de sensibilización a padres, familia y profesionales que trabajen con la infancia. Si no se llega a generar conciencia y sensibilización, el dolor y el trauma en la infancia será algo que permanecerá solo en la intimidad del niño, sin que haya adultos que generen espacios de contención, comprensión y validación del horror del trauma.

He tenido experiencias con padres que acuden a consulta con sus hijos desde la convicción de que el problema que presenta el menor le concierne sólo a este. Los niños viven a lo largo de su infancia muchas situaciones incomprensibles para su nivel de desarrollo neurológico (conflictos entre los padres, muerte de familiares, maltrato físico, accidentes...). Si en el momento del suceso el niño no cuenta con un adulto que le lleve a integrar las emociones a un nivel superior de conciencia y entendimiento de lo sucedido, la situación puede ser registrada como un trauma sólo en el plano emocional. El niño necesita que los adultos lo ayuden a integrar cada una de las experiencias traumáticas que le vayan sucediendo a lo largo del desarrollo.

 

 

Centro de Psicología María Jesús Suárez Duque

C/ Tunte,6 Vecindario (Frente al Centro Comercial Atlántico, a la derecha de la oficina de correos)

Pedir cita: 630723090

https://www.psicologavecindariomariajesus.es/